Lic. Sergio Loera Escobar,

sloera@ljcontadores.com.mx Facebook: Serch Loera Twitter: @sloerachecos

 

derechos-humanos

El tema de los derechos humanos en últimas fechas ha tomado gran relevancia. Para algunos son el otorgamiento del Estado a favor de los gobernados, para otros es sólo el reconocimiento de estos derechos que son inherentes a las personas desde antes de que el Estado existiera. Mi postura es la corriente iusnaturalista, y para los que lean esto y no lo sepan la corriente con la que me identifico como estudioso del derecho es que son inherentes a la persona desde siempre y que los Estados modernos lo único que han hecho es reconocerlos en sus leyes fundamentales o con los tratados internacionales que contemplan éstos. Aclaro no son una moda, son simplemente el reconocimiento, perdón por enfatizar.

La pregunta obligada, ¿Que son los derechos humanos? Tan invocados por los abogados, por grandes juristas, por ministros, jueces. Que para la gente de a pie, para los ciudadanos, para el obrero, campesino e indígena puede ser un tema que desconocen, que nadie les ha explicado con palabras sencillas y claras, en un lenguaje llano, cotidiano. Tomare la definición de la ONU que tiene en su portal de internet, la cual a la letra dice: “Los derechos humanos son derechos inherentes a todos los seres humanos, sin distinción alguna de nacionalidad, lugar de residencia, sexo, origen nacional o étnico, color, religión, lengua, o cualquier otra condición. Todos tenemos los mismos derechos humanos, sin discriminación alguna. Estos derechos son interrelacionados, interdependientes e indivisible.” Considero que la definición que transcribí es una de las mejores y que en lo particular me gusta mucho. Sólo aclaro que la parte que señala que dice: “interrelacionados, interdependientes e indivisible” significa que cualquier derecho humano es igual de importante, es decir no hay uno que esté por encima del otro, por lo que el avance de uno significa el avance de todos y el retroceso de uno significa el retroceso de todos los derechos humanos.

Es preciso mencionar que existen varias generaciones de derechos humanos, son básicamente tres generaciones:

1. Los derechos individuales.

2. Los derechos sociales y económicos

3. Los derechos de solidaridad.

En el caso de México en nuestra Ley Fundamental, la Constitución no los reconocía, fue hasta la reforma al artículo 1 en junio de 2011, en donde se plasmó, y por ende el reconocimiento de los derechos humanos. Me tomare la libertad de transcribir el artículo 1 Constitucional.

Artículo 1o. En los Estados Unidos Mexicanos todas las personas gozarán de los derechos humanos reconocidos en esta Constitución y en los tratados internacionales de los que el Estado Mexicano sea parte, así como de las garantías para su protección, cuyo ejercicio no podrá restringirse ni suspenderse, salvo en los casos y bajo las condiciones que esta Constitución establece.

Las normas relativas a los derechos humanos se interpretarán de conformidad con esta Constitución y con los tratados internacionales de la materia favoreciendo en todo tiempo a las personas la protección más amplia.

Todas las autoridades, en el ámbito de sus competencias, tienen la obligación de promover, respetar, proteger y garantizar los derechos humanos de conformidad con los principios de universalidad, interdependencia, indivisibilidad y progresividad. En consecuencia, el Estado deberá prevenir, investigar, sancionar y reparar las violaciones a los derechos humanos, en los términos que establezca la ley.

Está prohibida la esclavitud en los Estados Unidos Mexicanos. Los esclavos del extranjero que entren al territorio nacional alcanzarán, por este solo hecho, su libertad y la protección de las leyes.

Queda prohibida toda discriminación motivada por origen étnico o nacional, el género, la edad, las discapacidades, la condición social, las condiciones de salud, la religión, las opiniones, las preferencias sexuales, el estado civil o cualquier otra que atente contra la dignidad humana y tenga por objeto anular o menoscabar los derechos y libertades de las personas.

El subrayado es nuestro.

En el primer párrafo se establece que todas las personas gozaran de los derechos humanos, este es el primer punto de reflexión, ¿al referirse personas debemos entender a las físicas y a las morales? La pregunta es válida, ya que de ello dependerá la interpretación que tanto los jueces, magistrados, autoridades fiscales, contribuyentes, para dilucidar si las personas morales que son una ficción jurídica deben de gozar de los derechos humanos. Para poder responder esto, debemos partir que en derecho cuando se habla o se escribe de personas, siempre nos referimos tanto a las físicas como a las morales o jurídicas. Algunos dirán que los derechos humanos son exclusivos de las personas físicas al ser seres humanos, lo que no sucede con las personas morales o jurídicas, pero entonces porque no se estableció así en el primer párrafo del artículo 1 constitucional, desde mi interpretación y argumentos, considero que hay derechos humanos que le son aplicables a las personas morales, obviamente no todos los derechos humanos le será aplicables ya que algunos serán exclusivos de las personas físicas. Lo que en caso de que una autoridad fiscal viole un derecho humano de una persona moral se podrá interponer medio de defensa argumentando esto. Mi criterio e interpretación lo respaldo con una tesis, la cual trascribo.

PERSONAS MORALES O JURÍDICAS. DEBEN GOZAR NO SÓLO DE LOS DERECHOS FUNDAMENTALES CONSTITUIDOS POR LOS DERECHOS HUMANOS RECONOCIDOS EN LA CONSTITUCIÓN Y EN LOS TRATADOS INTERNACIONALES, Y DE LAS GARANTÍAS PARA SU PROTECCIÓN, SIEMPRE Y CUANDO ESTÉN ENCAMINADOS A PROTEGER SU OBJETO SOCIAL, SINO TAMBIÉN DE AQUELLOS QUE APAREZCAN COMO MEDIO O INSTRUMENTO NECESARIO PARA LA CONSECUCIÓN DE LA FINALIDAD QUE PERSIGUEN.

Las personas morales o jurídicas son sujetos protegidos por el artículo 1o. de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, por lo que deben gozar de los derechos fundamentales constituidos por los derechos humanos reconocidos en la propia

Constitución y en los tratados internacionales de los que el Estado Mexicano sea parte, así como de las garantías para su protección, siempre y cuando sean acordes con la finalidad que persiguen, por estar encaminados a la protección de su objeto social, así como de aquellos que aparezcan como medio o instrumento necesario para la consecución de la finalidad referida. Lo anterior es así, porque en la palabra “personas”, para efectos del artículo indicado, no sólo se incluye a la persona física, o ser humano, sino también a la moral o jurídica, quien es la organización creada a partir de la agrupación voluntaria de una pluralidad de personas físicas, con una finalidad común y una identidad propia y diferenciada que trasciende la de los individuos que la integran, dotada de órganos que expresan su voluntad independiente de la de sus miembros y de un patrimonio propio, separado del de sus integrantes, a la que el ordenamiento jurídico atribuye personalidad y, consecuentemente, reconoce capacidad para actuar en el tráfico jurídico, como sujeto independiente de derechos y obligaciones, acorde al título segundo del libro primero del Código Civil Federal, al artículo 9o. de la Carta Magna y conforme a la interpretación de protección más amplia que, en materia de derechos humanos se autoriza en el párrafo segundo del artículo 1o. constitucional. Sin que sea obstáculo que los derechos fundamentales, en el sistema interamericano de derechos humanos, sean de los seres humanos, pues tal sistema no sustituye a las jurisdicciones nacionales, sino que otorga una protección coadyuvante o complementaria de la que ofrece el derecho interno de los Estados Americanos, por lo que una vez arraigados los derechos humanos en el derecho constitucional propio y singular del Estado Mexicano, éstos se han constituido en fundamentales, y su goce, así como el de las garantías para su protección, ha sido establecido por el propio derecho constitucional a favor de las personas y no sólo del ser humano.

El subrayado es nuestro.

Como puede leerse en esta tesis se reconoce que las personas morales deben de gozar de los derechos humanos y por lo tanto las autoridades el respetarlos y aplicarlos en beneficio de las personas….Por lo que no dudemos en defender a las personas morales ante la violación de sus derechos humanos, ante la autoridad fiscal, en los tribunales respectivos.

Cuantas veces cuando un contribuyente es sujeto de facultades de comprobación o realiza diversos trámites ante las autoridades fiscales, son violados sus derechos humanos so pretexto de ser eficiente y eficaz, en un afán desmedido de recaudar como se y contra quien sea, no importando el respeto de los derechos humanos, olvidando que el tercer párrafo del artículo 1 constitucional están obligadas como autoridades fiscales a promover, respetar los derechos humanos en todo momento y en toda actuación. Es cierto las autoridades fiscales han avanzado en su capacitación, pero aún les falta largo camino en los derechos humanos, ya que no sólo deben de verlos como parte de un procedimiento o manual, sino realmente una concientización del respeto y vela de los derechos humanos de los contribuyentes. Muchas veces la autoridad arbitraria, discrecionalmente, ilegalmente e inconstitucionalmente, ni siquiera interpreta la Ley sino de manera autoritaria y prepotente se conduce con los contribuyentes con la consigna de que son delincuentes fiscales o cercano a eso, y en el caso de los trámites los convierten en un calvario para los contribuyentes. Es urgente que todas las autoridades fiscales capaciten y concienticen a sus empleados, funcionarios y en general a su personal que deben respetar los derechos humanos.

Recuerdo cuando en mis clases de derecho fiscal del posgrado de fiscal analizamos el artículo 5 del Código Fiscal de la Federación y la manera de explicarlo por parte del profesor fue con dos círculos uno pequeño y grande. Para los que no son estudiosos del derecho fiscal, les comento que en este artículo es pieza clave para los contadores y abogados, en él se establece que las normas jurídicas fiscales se pueden interpretar por cualquier método. Leamos pues que dice dicho artículo 5 del Código Fiscal de la Federación y relacionemos esto con los derechos humanos, con el principio pro homine.

Artículo 5o.- Las disposiciones fiscales que establezcan cargas a los particulares y las que señalan excepciones a las mismas, así como las que fijan las infracciones y sanciones, son de aplicación estricta. Se considera que establecen cargas a los particulares las normas que se refieren al sujeto, objeto, base, tasa o tarifa.

Las otras disposiciones fiscales se interpretarán aplicando cualquier método de interpretación jurídica. A falta de norma fiscal expresa, se aplicarán supletoriamente las disposiciones del derecho federal común cuando su aplicación no sea contraria a la naturaleza propia del derecho fiscal.

El subrayado es nuestro.

La interpretación de cualquier norma jurídica siempre es una oportunidad para poder desentrañar el contenido y sentido de la norma. De simplemente leer y quedarnos allí en una simple lectura. Así que amable lector te comparto las siguientes tesis que nos da una guía para ir entendiendo esto de la interpretación.

LEYES TRIBUTARIAS. SU INTERPRETACIÓN AL TENOR DE LO DISPUESTO

EN EL ARTÍCULO 5o. DEL CÓDIGO FISCAL DE LA FEDERACIÓN.

Conforme a lo establecido en el citado numeral, para desentrañar el alcance de lo dispuesto en las normas que establecen el sujeto, objeto, base, tasa o tarifa de una contribución y las excepciones a ésta, las respectivas disposiciones deben aplicarse en forma estricta, mientras que la interpretación del resto de las disposiciones tributarias podrá realizarse aplicando cualquier otro método de interpretación jurídica. Ante tal disposición, la Suprema Corte de Justicia considera que la circunstancia de que sean de aplicación estricta determinadas disposiciones de carácter tributario, no impide al intérprete acudir a los diversos métodos que permiten conocer la verdadera intención del creador de las normas, cuando de su análisis literal en virtud de las palabras utilizadas, sean técnicas o de uso común, se genere incertidumbre sobre su significado, ya que el efecto de la disposición en comento es constreñir a aquél a realizar la aplicación de la respectiva hipótesis jurídica única y exclusivamente a las situaciones de hecho que coincidan con lo previsto en ella, una vez desentrañado su alcance.

Contradicción de tesis 15/99. Entre las sustentadas por los Tribunales Colegiados

Segundo en Materia Civil del Sexto Circuito, antes Segundo del propio circuito y el Segundo en Materia Administrativa del Tercer Circuito, por una parte, y el Tercero en Materias Administrativa y de Trabajo del Cuarto Circuito, anteriormente Tercero del propio circuito, por la otra. 15 de octubre de 1999. Unanimidad de cuatro votos. Ausentes: Mariano Azuela Güitrón y José Vicente Aguinaco Alemán, quien fue suplido por Juventino V. Castro y Castro. Ponente: Guillermo I. Ortiz Mayagoitia. Secretario: Rafael Coello Cetina. Nota: Esta tesis no constituye jurisprudencia pues no trata el tema de la contradicción que se resolvió.

El subrayado es nuestro.

Como puede leerse en la tesis anterior y en el subrayado, la aplicación estricta no quel quiere decir que no pueda utilizarse un método de interpretación, la trascendencia de esto se aprecia con el principio pro homine.

LEYES. INTERPRETACION JURIDICA DE LAS.

Conforme a los principios lógicos que rigen en materia de hermenéutica o interpretación de las leyes y de sus normas en general, unas y otras han de ser ponderadas conjunta y no parcialmente, armónica y no aisladamente, para desentrañar la intención del legislador, resolver la cuestión efectivamente planteada y evitar la incongruencia o contradicción, que repugna a la razón y a la correcta administración de la justicia.

Amparo en revisión 79/93. Esther Romero Ayala. 1o. de abril de 1993. Unanimidad de votos. Ponente: Rubén Pedrero Rodríguez. Secretario: Carlos Gregorio Ortiz García.

Amable lector, la anterior tesis nos da una luz en el oscuro mundo de lo fiscal, templos sagrado de los que muchos siente maestro de la ley, al estilo judío del tiempo de Jesucristo.

El principio pro homine tiene dos esferas:

· El de interpretación

· El de aplicación.

El primero se refiere que la norma jurídica, en concreto la fiscal, debe ser interpretada siempre buscando darle el mayor alcance en beneficio de la persona.

El segundo se refiere a la aplicación de la norma, que siempre en todo momento la norma que beneficie a la persona, o se deje de aplicarla sino beneficia a la persona, o dejar la norma en caso de que no pueda darse un mayor beneficio o que la otra norma pueda no beneficiar a la persona.

Como nos podemos dar cuenta mi querido lector, las autoridades deben siempre buscar interpretar la Ley siempre buscando el mayor beneficio o en su caso aplicar la Ley que beneficie. Cuantas veces es la batalla de todos los días, de la mayoría de los trámites burocráticos en el SAT, el IMSS, en el INFONAVIT, los funcionarios respectivos de esas dependencias, en el caso de que lean las leyes fiscales, sus interpretaciones en la mayoría de los casos son en beneficio, pero del fisco. Tal vez, quiero pensar que es como consecuencia del desconocimiento de la reforma al artículo 1 constitucional, lamentable, pero es nuestra triste realidad. Ejemplos sobran para los que vivimos el calvario fiscal de nuestro país, cosa que muchos luchamos por que esto las cambie, y que las autoridades y sus funcionarios respeten los derechos humanos de los contribuyentes, las personas.

No he definido que es en si el famoso y tan invocado principio pro homine, para ello nuevamente me auxilio de las tesis de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

HOMINE. SU APLICACIÓN ES OBLIGATORIA.

El principio pro homine que implica que la interpretación jurídica siempre debe buscar el mayor beneficio para el hombre, es decir, que debe acudirse a la norma más amplia o a la interpretación extensiva cuando se trata de derechos protegidos y, por el contrario, a la norma o a la interpretación más restringida, cuando se trata de establecer límites a su ejercicio, se contempla en los artículos 29 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos y 5 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, publicados en el Diario Oficial de la Federación el siete y el veinte de mayo de mil novecientos ochenta y uno, respectivamente. Ahora bien, como dichos tratados forman parte de la Ley Suprema de la Unión, conforme al artículo 133 constitucional, es claro que el citado principio debe aplicarse en forma obligatoria.

Amparo directo 202/2004. Javier Jiménez Sánchez. 20 de octubre de 2004. Unanimidad de votos. Ponente: Jean Claude Tron Petit. Secretaria: Sandra Ibarra Valdez. Véase: Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo XX, octubre de 2004, página 2385, tesis I.4o.A.441 A, de rubro: “PRINCIPIO PRO HOMINE. SU APLICACIÓN.”

El subrayado es nuestro.

En la parte subrayada he tratado de enfatizar, lo que ha señalado nuestro tribunal, dos artículos internacionales, el 29 de la Convención Americana de Derechos Humanos y el 5 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos; la importancia de estos dos artículos es que son la punta del iceberg, de lo que se puede lograr en defensa de los derechos humanos. Llegar hasta la Corte Interamericana de Derechos Humanos y que en el caso de que se dé, se condene al Estado Mexicano por violaciones a los derechos humanos de los contribuyentes.

Puede suceder querido lector que la autoridad fiscal alegue, que es una autoridad administrativa y no una jurídica, que por lo tanto no está obligada a respetar el principio pro homine, lo comento, porque en este calvario fiscal he escuchado y leído tanta barbarie por parte de las autoridades para violar los derechos de los contribuyentes, les trascribo la siguiente tesis.

ACCESO A LA JUSTICIA Y PRO HOMINE. LAS AUTORIDADES ADMINISTRATIVAS TIENEN OBLIGACIÓN CONSTITUCIONAL DE APLICAR ESOS PRINCIPIOS AL MOMENTO DE PROVEER SOBRE ELDESAHOGO DE UN REQUERIMIENTO (REFORMACONSTITUCIONAL PUBLICADA EL 10 DE JUNIO DE2011).

Con motivo de las reformas constitucionales de 10 de junio de 2011, el párrafo segundo del artículo 1o. de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos establece que las normas relativas a los derechos humanos se interpretarán de conformidad con la Constitución y los tratados internacionales de la materia, para favorecer en todo tiempo a las personas con la protección más amplia. Así, existe la obligación constitucional de velar por la interpretación más extensiva sobre el punto jurídico a dilucidar -principio pro homine-, que también está recogido en los artículos 29 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos y 5 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, publicados en el Diario Oficial de la Federación el siete y el veinte de mayo de mil novecientos ochenta y uno, respectivamente, dado que esto deriva en respetar el principio de acceso a la justicia, previsto en el numeral 17 de la Ley Suprema, que obliga a las autoridades en todos los procedimientos, incluyendo los administrativos, a dar oportunidad de defensa y atender a la integridad de los escritos presentados. Por ello, si la autoridad administrativa en un procedimiento requiere al gobernado para que, entre otras cosas, señale domicilio para recibir notificaciones y éste desahoga lo solicitado en una hoja membretada con su nombre y domicilio, se debe atender a la integridad del documento, concluyendo que a falta de otro citado expresamente, en ese inmueble se realizarán las posteriores notificaciones que deban ser personales.

Amparo en revisión 350/2011. Urbanizadora y Pavimentadora del Golfo Centro, S.A. de C.V. 6 de octubre de 2011. Unanimidad de votos. Ponente: Jaime Raúl Oropeza García. Secretario: Manuel Saturnino Ordóñez.

El subrayado es nuestro.

Se puede leer en la anterior tesis, que es verdad, que las autoridades administrativas deben respetar los derechos humanos y casualidad, las autoridades fiscales lo son, una autoridad administrativa. Por lo que es importante hacer valer por todos los medios posibles el respeto a los derechos humanos.

Les recomiendo que ante los actos de autoridad, ante un tramite realizado, ante la fiscalización de la autoridad, exigan, si mi lector, exiga que esa autoridad respeto sus derechos humanos, por ser una persona, por ser contribuyente. El cambio en nuestro país solo se lograra si luchamos cada día, cada momento por el respeto de los derechos humanos.

Se despide de ustedes su amigo el Lic. Sergio Loera Escobar, me puede contactar en:

sloera@ljcontadores.com.mx

Facebook: Serch Loera

Twitter: @sloerachecos

(4552)

Print Friendly