utilidades
La cuenta de utilidad fiscal neta es un indicador que todas las personas morales deben de calcular de acuerdo al artículo 88 de la Ley de Impuesto sobre la renta vigente. El valor que tiene dicha CUFIN, representa la cantidad de utilidades que ya han pagado impuesto, por lo tanto, cualquier distribución de dividendos que se decrete por una persona moral que provenga del saldo de dicha cuenta, no causará impuesto a dicha persona moral. Y aunque si representa un ingreso acumulable para el socio, dicha persona física podrá acreditar el impuesto piramidado sobre el valor del dividendo, AUN CUANDO LA PERSONA MORAL NO HAYA PAGADO IMPUESTO POR LA DISTRIBUCIÓN.

El artículo 88 de la ley establece la obligación de determinar dicha cufin al cierre de cada ejercicio fiscal, por lo tanto, es importante hacer énfasis en la forma y conceptos que deben considerarse para la integración de dicha cuenta.

En primer lugar se establece que la cufin se adicionará con la utilidad fiscal neta del ejercicio. Esta UFIN siempre partirá del resultado fiscal que obtenga la empresa en el ejercicio de que se trate y se le restara el ISR pagado en el ejercicio, y las partidas no deducibles con excepción de las fracciones VIII y IX del artículo 32 de la ley de ISR.

Por la mecánica de cálculo, existen casos en donde el resultado del párrafo anterior puede dar negativo, dicho concepto la ley lo define como UFIN negativa y tendrá que restarse del saldo existente de CUFIN o en su caso de las UFINES determinadas en los siguientes ejercicios.

La CUFIN puede verse incrementada por dividendos percibidos por otra persona moral residente en México y por ingresos, dividendos o utilidades sujetos a regímenes fiscales preferentes; y se disminuirá en su caso con los dividendos distribuidos, o por la distribución a que se refiere el artículo 89 de la ley que establece los lineamientos respectivos al reembolso de capital.

Es importante mencionar que aunque es una obligación legal el llevar el saldo de dicha cuenta, muchas empresas no lo realizan o simplemente consideran que es un factor sin relativa importancia. Sin embargo, en el mundo empresarial existen varios momentos en donde surge la necesidad de retirar recurso de una persona moral, de manera inmediata, para uso de los socios. Es ahí donde el tener un debido control del saldo de CUFIN, puede dar una alternativa ideal para tener recurso fuera de la empresa sin un costo fiscal.

Incluso, para algunas personas físicas existe un doble beneficio fiscal, ya que en la mayoría de los casos el acreditamiento del impuesto por dividendos que provienen de cufin, pueden originar un saldo a favor que pudiera compensarse o solicitarse en devolución. Claro que para esto se necesita una buena planeación fiscal, a efectos del que el impacto de dichos dividendos provenientes de cufin, no afecten el patrimonio de la persona física.

C.P. Mario Alberto Landa Utrera.

Egresado de la Universidad Cristóbal Colón, en Veracruz, Ver. Contador general de La Primerísima SA de CV y otras empresas del ramo de la publicidad en Veracruz, Ver. Catedrático de la Universidad Cristóbal Colón desde el año 2007.

Correo electrónico: mariolanda12@gmail.com

ARTICULO REALIZADO COMO PARTE DE LAS ACTIVIDADESPARA LA MAESTRIA EN IMPUESTOS
UNIVERSIDAD CRISTOBAL COLON.

SIENDO CATEDRATICO MIGUEL CHAMLATY

(6084)

Print Friendly